Sociedad Bastiat

martes, julio 04, 2017

Razones del desarrollo económico

En este 4 de julio…
Por Ricardo E  Calvo  MD PhD
48633529_ML
En este 4 de Julio la nación Americana celebra como siempre su independencia con desfiles,  fuegos artificiales y comidas familiares al aire libre.
Sin embargo, indagamos  si los ciudadanos de este país están conscientes de las razones por lo que los EE.UU. han logrado un gran desarrollo económico dentro de un ámbito de libertad que los ha convertido en un ejemplo para el mundo a seguir.
La historia del mundo relata nacimientos y orígenes de civilizaciones y naciones partiendo de la destrucción de otras por guerras, ocupación, desplazamientos forzosos o divisiones étnicas.
El surgir de los EE.UU. está basado en ideas; ideas que se consideran verdades evidentes: que todos los seres humanos son creados iguales y que desde su nacimiento poseen ciertos derechos inalienables y que los poderes del Estado son resultado del consentimiento dado por los ciudadanos  para que el Estado proteja estos derechos dentro de un marco de restricciones enumeradas en la Carta de los Derechos Individuales y la Constitución.
Founders
Firmantes de la Declaración
La abundancia de bienes materiales no fue la fuente de las ideas de la Declaración de Independencia sino es la Declaración la que da pie a la libre expresión de las iniciativas personales de cada ciudadano cuya suma constituye la realización  y disfrute de un desarrollo económico excepcional.
La Declaración de Independencia de los EE.UU. es un documento que enuncia ideales con  fundamentos en convicciones religiosas y proclama principios que son eternos para nunca ser descartados en nombre del “progreso “ o de “antigüedad”.
Hoy en día la Declaración y la Constitución son objeto de continuas críticas por  parte de la fuerzas socialistas ya que estos documentos  representan frenos a sus ansias de poder absoluto y sus anhelos de perpetuidad para ejercerlo.
Si tenemos suficientes convicciones para preservar la forma de gobierno como republica constitucional y una cultura occidental debemos cultivar cuidadosamente y con reverencia el liderazgo espiritual y moral que los Fundadores nos ofrecieron y hacer todo lo posible para que los derechos a la libertad, a la vida y a la propiedad sean imperecederos en esta nación.
En la actualidad los socialistas y los “progresistas” americanos una vez más critican las cualidades e intenciones de los que subscribieron el documento de Independencia en 1776 – pero es difícil encontrar en la historia del mundo un grupo de individuos que al subscribir tal documento expresaran claramente sus convicciones al finalizar su redacción con estas palabras: “ Y en apoyo de esta Declaración,  con una firme confianza en la protección de la Divina Providencia, comprometemos unos a otros nuestras vidas, fortunas y nuestro sagrado honor ”
Julio 2, 2011
 

martes, agosto 09, 2016

LA IRRACIONALIDAD EN EL ODIO

LA IRRACIONALIDAD EN EL ODIO

Por Hugo J. Byrne


Hace más de cuatro décadas, cuando recién llegado a California establecía mis primeras relaciones sociales en esa área, recuerdo con incredulidad algo chocante que dijera una persona en mi entorno.  Se trataba de una joven de origen cubano, madre de dos pequeños hijos.  El matrimonio había emigrado de Cuba antes de 1959 y aunque quizás por bondad o cortesía demostraba un cierto grado de solidaridad hacia los nuevos emigrantes políticos, una relación más cercana encontraba la reticencia proverbial que exhibían  algunos entre los que nunca se habían visto personalmente en la necesidad de encarar las “bondades” del sistema impuesto por Fifo y sus cómplices.  La tendencia era, si nó hacia la total aprobación del castrato, por lo menos hacia una parcial justificación. 

Es importante enfatizar la palabra “algunos”, pues conozco inmigrantes de los años cincuenta que demostraran genuíno entendimiento de la tragedia cubana y amor por la patria, algunos al extremo de jugarse la vida en el malogrado esfuerzo de Bahía de Cochinos.  Siempre es obtuso generalizar, pero muy especialmente hacerlo sobre una comunidad tan pequeña como la colonia cubana en Estados Unidos antes de 1959.

Esos cónyuges eventualmente se divorciarían y la señora de mi historia se convertiría con el paso del tiempo, de “liberal” (en su espúrea definición norteamericana) en “socialista”, visitando Castrolandia periódicamente, aunque nunca estableciendo residencia permanente en su país de origen bajo el régimen de sus simpatías.  Esa mudada habría implicado renunciar totalmente a un sistema de vida muy cómodo y a un considerable ingreso, legítimo producto de inversiones muy capitalistas.

“¡Esa nación debería desaparecer del planeta!”  La increíble declaración, más originada en irreflexiva verborrea que en genuíno odio, concernía a Alemania, país que no recuerdo por qué motivo surgiera en nuestra conversación.  Nuestras tertulias degeneraban siempre en reñidas discusiones que a veces se tornaban amargas.

No creo necesario anotar que la señora se refería al estado Nazi, no a la nación alemana.  Cuando traté de establecer esa distinción con ella, ya que el llamado “Tercer Imperio” había desaparecido más de quince años antes entre los escombros humeantes del Berlín de 1945, me percaté de que mi interlocutora no era capaz de entenderla.

El odio y especialmente la irracionalidad en el odio, tiene profundas raíces en la ignorancia.  Los alemanes, quienes en los años veinte y treinta del siglo pasado le otorgaran a los nazis suficiente pluralidad democrática para que estos fueran capaces de establecer uno de los sistemas totalitarios más opresivos y sangrientos de esa era, indiscutiblemente padecían de ignorancia política.  Los propios nazis eran un rebaño cerril, pero sumisamente leal a su mandón, Hitler.  Este último era también un individuo de escasa educación y evidentísima ignorancia en temas íntimamente relacionados a las trágicas acciones en que eventualmente involucraría a su país.

La intolerancia de los medios publicitarios hacia los cubanos exiliados en general y en particular el odio hacia aquellos que mantienen activa nuestra causa es, en exceso de un noventa por ciento, producto de ignorancia supina.  Si ahondamos ligeramente bajo la superficie nos encontraremos que esa ignorancia es la base principal de su absurdo catecismo político.  Muy recientemente y como directa consecuencia de los rumores sobre la muerte inminente del Tirano, una reportera local me llamó para obtener mi dirección, con el objeto de una posible entrevista. La mencionada “interview” se realizaría en la oportunidad de materializarse el tan deseado evento.

La periodista me dijo que desearía poder contrastar mis opiniones de esa ocasión con las del “Consulado cubano local”, para lo cual me preguntó si yo le podía proporcionar la dirección y el teléfono del mismo.  Con infinita paciencia y apenas conteniendo la risa le comuniqué que Castrolandia y Estados Unidos no tenían relaciones diplomáticas formales desde 1960 y que en consecuencia, un “Consulado cubano local” no podría existir.   Pareció quedar satisfecha con mi respuesta, aunque quién sabe…

El argumento central de nuestros críticos en la prensa norteamericana es que somos un grupo resentido y en consiguiente dominado por el odio hacia Castro y su régimen.  Esta animosidad de los medios de comunicación norteamericanos contra los cubanos libres llegó a su clímax durante los suscesos que culminaran en la repatriación del niño náufrago  Elián González, quien desde entonces (tal como lo denunciara en esa ocasión el exilio cubano), no ha sido otra cosa que una mascota más en la propaganda del régimen castrista.  

De acuerdo a esta peregrina teoría de la llamada prensa liberal, somos los exiliados quienes estamos todos llenos de odio y ese odio se refleja en todas y cada una de nuestras acciones.   Muy especialmente cuando evocamos actos violentos contra el régimen de La Habana.  Perdido en esa lógica del absurdo es el hecho histórico indiscutible de que el régimen de La Habana fue impuesto por la violencia y que desde hace más de 48 años se mantiene en virtud de la misma.

De acuerdo esa lógica de la sinrazón, es la víctima y nó el victimario quien realmente es responsable por el crimen.  Se trata de la quinta esencia de la irracionalidad esgrimida como justificación al odio.  Odio gratuito e injustificable.

     









lunes, febrero 09, 2015

So How’s That Cuba Deal Going?

Raúl Castro’s demands include reparations and no more U.S. asylum for doctors who defect.
By
Mary Anastasia O’Grady
The Wall Street Journal
Feb. 8, 2015
Less than two months after his “historic” outreach to Havana with a promise to “normalize relations,” the U.S. commander in chief is getting the back of Raúl Castro ’s hand.
On Dec. 17, President Obama floated his plan to revise a half-century-old U.S.-Cuba policy by promising engagement. “We intend to create more opportunities for the American and Cuban people,” he said. The trouble is that as his statements in recent weeks have shown, Raúl Castro has no interest in doing things differently.
The message from Havana is that if Mr. Obama wants a Cuba legacy it will have to be on Cuba’s terms. That means he will have to go down in history as the U.S. president who prolonged the longest-running military dictatorship in the Western Hemisphere.
Cuban President, Raul Castro
Cuban President, Raul Castro
Days before Assistant Secretary of State for Western Hemispheric Affairs Roberta Jacobson arrived in Havana on Jan. 21 for talks, the Cuban state newspaper Granma published the government’s list of “demands” for normalizing relations.
·         One of them was that the U.S. recognize Cuban state-run community groups as nongovernmental organizations. It did not name any, but the notorious “committees to defend the revolution,” which exist to enforce repression by spying on the neighbors, come to mind.
·         Also on the list published in Granma was a demand that the U.S. end its asylum program for Cuban doctors who escape while serving in third-world countries where they have been sent to work for slave wages.
A few days later, at a summit of Latin American and Caribbean leaders in Belén, Costa Rica, the 83-year-old little brother of Fidel reiterated some of his other demands.
·         He said that relations would not be normalized unless Washington unilaterally lifts the embargo,
·         returns Guantanamo Bay to Cuba,
·         ceases radio and television transmissions beamed into Cuba and
·         makes reparations for the half-century-long embargo.
Mr. Obama may want to give back Guantanamo as his critics claim. But it is not clear that he could do so without congressional approval. He definitely needs Congress to lift the embargo and there’s not a snowball’s chance in Havana that Congress is going to accept any such thing as embargo reparations, let alone pay them. Raúl Castro knows this, so in other words he’s telling Mr. Obama to take a hike.
But Mr. Obama wants to be friends with the military dictatorship. To prove it, he has promised to use his executive pen to streamline the permit process for so-called educational and cultural travel by Americans to the island. The military owns the tourism industry and more American tourists will mean more dollars going into its coffers.
No problem there for the Castros. But don’t expect any quid pro quo that requires a softening of the totalitarian machine. That much was made clear in the days following Mr. Obama’s speech.
Mr. Obama said that Cuba had pledged to release 53 prisoners of conscience in exchange for three Cubans serving lengthy sentences in the U.S. for espionage. This was supposed to be proof that Havana would behave more reasonably if only Washington would show more humility.
Snookered again. The spies were released but Havana did not keep its side of the bargain until pressure mounted weeks later, and not even then in any true sense. When the names of the prisoners finally were made public, the Havana-based Cuban Commission on Human Rights and National Reconciliation found that about a dozen of them had been released before the “swap” was even announced. Some had completed or were close to completing their sentences and were already scheduled for release.
Marcelino Abreu Bonora was on the list. He had been released in October. He was rearrested on Dec. 26 and spent two weeks in a solitary punishment cell before being released again in mid-January. His crime was holding a sign that said “change.” There were some 200 political arrests in the four weeks following Mr. Obama’s speech.
Cuba has never granted freedom to prisoners of conscience, as the treatment of the 75 dissidents rounded up during the “Black Spring” of 2003 shows. Sixty-three of them were exiled. The 12 who refused to leave are sporadically detained and denied the right to travel abroad.
Mr. Obama says Cuba can help the U.S. fight drug trafficking. Cuba certainly knows the business.
·         It runs Venezuelan intelligence these days—and Caracas is home to some of the region’s most notorious drug capos. But who can believe that Havana would interfere with the cash flow the trade generates for its closest revolutionary ally?
Cuba’s top demand is that it be taken off the U.S. list of state-sponsors of terrorism. But in 2013 it was caught running weapons for North Korea. It is an Iranian ally. Last week the Colombian military intercepted 16 Russian-made antiaircraft rocket launchers bound for the Cuba-supported Colombia guerrilla group FARC.
No one doubts that Mr. Obama is hard up for friends these days, but courting Cuba makes him look desperate.

lunes, septiembre 29, 2014

EL PAÍS ESTÁ SIENDO ARRUINADO DELIBERADAMENTE:




 

Buenos Aires
29 de Septiembre del año 2014 - 1294
   YA LO HIZO EL “CHE” EN CUBA

Como todos pueden ver y hasta la prensa lo proclama, la política económica de la tiranía es ruinosa.

La inflación es el fruto de una emisión monetaria desmelenada; la industria cae porque le faltan insumos importados y eso porque el mini-ministro de economía, el marxista Kiciloff, ha ordenado que no se autorice la venta de dólares a las empresas; el país ha dejado de cumplir con su deuda internacional, inclusive después de extorsionar y estafar en el 2005 a los acreedores mediante la actuación rufianesca de Kirchner y Lavagna en Dubai (¡pensar que hoy Lavagna se presenta como opositor!).

El famoso "default" de ahora (que en buen castellano quiere decir "mora deliberada y confesa") y las innumerables provocaciones de la usurpadora presidencial y de su mini-ministro de economía contra el Juez Griesa (que es menos fiero de lo que lo pintan, como puede verse por las largas que le da al asunto) nos pone fuera del comercio y de la normal financiación bancaria de una simple carta de crédito.

Las restricciones a la exportación de carnes y cereales, totalmente absurda, que nos ha hecho perder clientes tradicionales de nuestros únicos productos exportables y perjudica al campo, fuente nuestros ingresos en divisas, son un disparate total.

La presión impositiva intolerable, pesada como una lápida, lleva a la quiebra o a la evasión (forzada e inimputable) a todos los que quieren trabajar a la luz del día.

La legislación laboral se ha convertido en un arma extorsiva contra los empleadores de tal manera que fundar una empresa y tomar empleados y obreros es más o menos lo mismo que suicidarse económicamente.

Los subsidios pagados por el Estado a los que no trabajan, ni quieren trabajar, son un instrumento de soborno a las masas descreídas y malevolentes.  Pero no se los pagan a los que tienen la dignidad de no pedirlos, aunque no tengan trabajo porque no hay empresas ni gente con plata que los contrate.

A todo esto se agrega la insolencia tiránica que pretende tirar a la basura el Código Civil, obra maestra de Velez Sarsfield, y substituirlo por otro redactado por el descarado Lorenzetti, Presidente de la Corte Suprema y cómplice de las atrocidades cometidas en nombre de los "derechos humanos", y ese cambio total de la legislación civil es un cambio total en la convivencia civilizada.

El estúpido cierre del mercado libre de cambios clausura las fronteras del país y sólo llegan turistas porque hay cierta tolerancia con el “mercado negro”, pero aún con eso, según noticia de hoy, quieren acabar motivo por lo cual nadie vendrá a un país que les roba a los incautos que vengan su moneda fuerte mediante un cambio oficial que es totalmente irreal.

La salida del país es cada vez más difícil. Ahora quieren exigir respuesta a un interrogatorio de 32 preguntas ofensivas y de mala intención a toda persona que pretenda dejar este castigado suelo.  

Todo esto es tan obviamente ruinoso para el país (menos para los funcionarios de "la cámpora" y sus cómplices de una clase media surgente por falta de moral que, misteriosamente, se enriquece cada vez más) que no puede ser causado por ignorancia o torpeza de los tiranos: sostuve y sostengo que está siendo hecho deliberadamente y que forma parte del plan para destruir lo que queda de la Argentina tradicional e instaurar un Estado comunista.

La vía hacia el comunismo en Iberoamérica es la vía de la miseria. Fue la que usó Castro en Cuba, con siniestro éxito, y la que intentó usar Allende en Chile durante los años 70, felizmente fracasada.

No es un error del kirchnerismo: el país está siendo arruinado a propósito.

Acabo de recibir una carta de un buen amigo cubano, exilado, que me cuenta una anécdota sumamente ilustrativa para probar mi tesis.  La carta dice así:

"Acerca de la política de destrucción que dices se está practicando en la Argentina, tienes toda la razón. Te cuento una anécdota personal de un encuentro con el "Che".

"Trabajaba yo recién graduado en el 59 en el despacho del que sería mi suegro. Entre los clientes figuraban los industriales de conservas de Cuba una industria muy floreciente que envasaba tomate etc. El sarnoso "Che" era presidente del Banco Central. Dictó una resolución que fundía a la industria que importaba ciertos insumos, mayormente lámina acero para latas.

"Me mandaron acompañar una delegación de la industria que tenia cita con el mugriento (el "Che"). Dije que era perder el tiempo. "¡Vaya no más!". Fuí. Nos recibió con las patas en la mesa, en un despacho ultra frío, con dos perros-policía a cada lado de su escritorio y el jefe de la Seguridad parado atrás de él, ostentando un gorro de cosaco ruso. "Mis en scéne" bien montada.

"Dije para mi, "tenia yo razón, a pesar de ser el mas inexperto. Aquí no hablo yo pues pierdo el tiempo". Presenté al Presidente de la Compañía. Expuso lógicamente su posición y explicó que la decisión tomada por el Banco Central, o sea por él mismo (el "Che"), llevaba al cierre de la industria. Respuesta del mugriento apestoso ("Che") (era cierto que no se bañaba) "TIENE UD TODA LA RAZON, lo hacemos para que quiebre."

"Yo acerté porque no tenia ideas fijas y antiguas. En Argentina muchos no entienden por eso mismo: el síndrome de que todo se arregla … lo hemos visto antes. Y es falso."

La anécdota es absolutamente auténtica. Saque Ud. sus conclusiones. Yo, por mi parte, les ruego a los "economistas serios" que se ahorren el trabajo de probar que esta "política económica" está equivocada, y a todos, que dejen de decir que la ruina económica producirá la caída de la secta neo-comunista que hoy se sirve del kirchnerismo para sus planes.

El problema es político, no económico, y consiste en acabar con la tiranía, por la vía constitucional del art. 36 de la Constitución (versión 1994) antes de que la tiranía nos sumerja en el comunismo. La ruina económica no nos ayuda: nos hunde en la esclavitud política y pretender que con buenos consejos se recuperará la economía y con eso, la libertad, es una ilusión lamentable.  

Cosme Beccar Varela

sábado, junio 21, 2014

PUTINES CUBANOS EN EL HORIZONTE


por
Miguel Uría

Putines cubanos en el horizonte. Ditto marxismo en alguna medida. Financiado con dólares. Putín Raúl, Putines Generales de División. Putín Colomé, Putines et al. Otro churro o ajiaco a la Rusia o Nicaragua donde la misma nomenclatura en gran medida no cambió y aun sostiene el poder. Un verdadero crimen y jamás justificable después de 41 años de sangre y sufrimientos y tantos valores humanos perdidos.

¿Quién emerge al desplomarse económicamente la Unión Soviética? Uno que no había que buscar. Estaba allí. Nadie se fué. Nadie tuvo que irse. ¿Quién? El Putín Putín, Coronel de la "KGB Vladimir V. Putín, el ahora “Presidente” Ruso. Este señor, "a nombre de la política de "Democracia Dirigida" ya le devolvió el poder al Kremlin. Destruyó toda autonomía regional, marginó la oposición democrática y convirtió la televisión en instrumento de propaganda". (1)

Mas aun y de otra fuente: "Putín describe el final de la Unión Soviética que liberó a Europa Oriental y a miles de personas como 'la catástrofe mas grande del siglo'. "El derrumbamiento de la Cortina de Hierro fue uno de los capítulos mas gloriosos del siglo 20 y la inhabilidad de Putín de manifestarlo así, dice volúmenes sobre su hostilidad a la libertad y democracia". (1)

En cantidades enormes de dinero y otros recursos entraron en la ahora Rusia para ayudar al cambio. Y ¿qué ha hecho y tiene para enseñar el Putín Putín de esos recursos regalados? Lo mismo que Castro en Cuba con los billones soviéticos, los billones del contrabando, los billones del lavado de dinero, los billones del tráfico de drogas, los billones de la venta del patrimonio nacional, los billones del contrabando, los billones en remesas del exilio que no perdona, los billones venezolanos. Los billones de……... la próxima víctima idiota que tengan en la mirilla. Mientras dure, y por ahora, Venezuela.
 
Este artículo fué escrito en 2005
FIN

(1) Peter Baker y Susan Glasser "Kremlin Rising".

Éste y otros excelentes artículos del mismo AUTOR aparecen en la REVISTA GUARACABUYA con dirección electrónica de:

martes, junio 03, 2014

En Cuba Comunista se prohibe:

On Tuesday, June 3, 2014 12:07 AM, "Enrique Artalejo " wrote:
 


1- Viajar al exterior sin permiso del gobierno. Aunque se cuente con una visa aprobada y los pasajes de aviónpagados.  Unicamente se puede abandonar Cuba con un salvoconducto oficial (la conocida Tarjeta Blanca) cuyo proceso de obtención puede tomar años y en muchos casos nunca ser otorgada. Los trabajadores vinculados a la salud, aquellos de los ministerios del estado, de las fuerzas armadas, o los deportistas de alto rendimiento, entre otros, deberán esperar al menos 5 años, pero en la mayoría de los casos nunca recibirán el dichoso permiso. 
  
2- Viajar al exterior por motivo de trabajo con esposa y/o hijos (con excepción de algunos altos funcionarios oficiales)
   
3- Cambiar de trabajo sin permiso del gobierno. 
  
4- Cambiar de domicilio. Las permutas obligan a someterse a decenas de regulaciones. 
  
5- Publicar cualquier cosa sin permiso del gobierno. 
    
6- Poseer una computadora personal, un fax, o una antena parabólica.
  
7- Acceso a Internet. La Internet está estrechamente controlada y vigilada por la seguridad del estado.  Sólo el 1.7 % de la población tiene acceso a internet. 
  
8- Mandar a sus hijos a un colegio privado o religioso. Todas las escuelas son del gobierno comunista. 
  
9- Practicar cualquier culto religioso sin penalizaciones. Los adultos pueden ser despedidos de sus trabajos; a los niños se les puede expulsar de la escuela. 
  
10- Pertenecer a cualquier organización independiente de carácter nacional o internacional, con excepción de las comunistas (Partido Comunista, Unión de Jóvenes Comunistas, Comités de Defensa de la Revolución , etc) 
   
11- Ver o escuchar emisoras de radio y televisión privadas o independientes. Todos los medios de difusión son propiedad del gobierno. Los cubanos escuchan o ven ilegalmente tv y radio extranjera. 
  
12- Leer libros, revistas o periódicos, con excepción de aquellos aprobados/publicados por el gobierno (todos los libros, revista o periódicos son publicados por el gobierno ). No existe prensa independiente autorizada. Leer '1984' o Rebelión en la Granja ' de George Orwell es tan subversivo como tener una revista Sputnik o Novedades de Moscú del período de la Perestroika. 
  
13-Recibir publicaciones del extranjero o de visitantes (punible con cárcel según la Ley 88) .
  
14- Comunicarse libremente con periodistas extranjeros. 
  
15- Visitar o quedarse en hoteles, restaurantes, playas, y complejos para turistas (de donde están excluídos los cubanos). 
  
16- Aceptar regalos o donaciones de visitantes extranjeros. 
  
17- Buscar empleo en compañías extranjeras establecidas en la isla sin la aprobación del gobierno. 
  
18- Poseer negocios propios (propiedad privada). Aunque algunos negocios muy pequeños han sido aprobados por el gobierno han sido sometidos a impuestos y regulaciones asfixiantes. 
    
19- Ganar más de la tarifa establecida por el gobierno para todos los empleos: 7-12 dólares al mes para la mayoría de los trabajos, 15-20 dólares al mes para los profesionales, como médicos y funcionarios del gobierno. 
  
20- Vender cualquier pertenencia personal, servicios, productos alimenticios preparados en casa o artesanía casera sin la aprobación del gobierno . 
  
21- Pescar en las costas o subirse a un bote sin permiso del gobierno. 
  
22- Pertenecer a un sindicato independiente (sólo hay  uno: el gobierno controla los sindicatos y ningún contrato, individual ni colectivo está permitido;tampoco huelgas o protestas). 
  
23- Organizar cualquier equipo deportivo, actividades deportivas y actuaciones artísticas sin permiso del gobierno. 
  
24- Reclamar cualquier premio monetario, o tratar de actuar en el extranjero.
  
25- Escoger un médico o un hospital. Todos los asigna el gobierno. 
  
26- Buscar ayuda médica fuera de Cuba.
  
27- Contratar a un abogado, a no ser que esté aprobado por el gobierno. 
  
28- Negarse a participar en manifestaciones o demostraciones masivas organizadas por el Partido
Comunista . La negativa a participar en concentracione s como las del 1ro de mayo o del 26 de julio, implica el ser categorizado como desafecto al régimen y quedar expuesto a las consecuencias que se derivan. 
    
29- Negarse a participar en el trabajo 'voluntario' para adultos y niños. 
  
30- Negarse a votar en elecciones con un partido único y candidatos nominados por el gobierno.  (Fidel Castro o Raul Castro, no es 'elegidos' por voto directo. Sus nombres nunca aparecen en las botetas). 
     
31- Aspirar a un cargo público a no ser aquellos escogidos a dedo por el Partido Comunista .
    
32- Criticar o simplemente cuestionar las leyes represivas del régimen, o cualquier comentario o decisión de dirigentes, o del máximo líder.   
  
33- Transportar productos alimenticios para consumo personal o familiar de una provincia a otra. Las maletas de los viajeros son continuamente revisadas por la policía en los trenes, omnibus, carros particulares, bicicletas y cualquier medio de transporte, en busca de viandas, azúcar, café o carne, entre otros. Productos que son confiscados y sus portadores son procesados judicialmente por tal delito. 
  
34- Matar una vaca. Los campesinos propietarios de ganado vacuno no pueden sacrificar sus propias reses para consumo y mucho menos para vender la carne. Este delito grave se sanciona con cinco años de cárcel.   
  
35- Comprar o vender inmuebles y terrenos. Los 'propietarios' de las casas no pueden venderlas y únicamente las permutas, es decir, las cambian, (entre casas similares) con muchas regulaciones, se permiten. Aunque menos del 6% de las tierras agrícolas quedan en manos de campesinos (el resto fue expropiada en la primera década de la revolución) los 'propietarios' tampoco pueden vender sus terrenos. 
    
36- Importar al país los siguientes equipos eléctricos: congeladores, acondicionadores de aire, cocinas y hornos, incluyendo micro-ondas, calentadores de agua, duchas, batidoras, planchas, y tostadoras. 
  
37- Regresar a vivir al país después de haber emigrado. Los que un día deciden visitar a sus familiares en Cuba necesitan visa-permiso para volver a la tierra que los vió nacer y deberán obtener un pasaporte cubano (aunque ya tengan otra nacionalidad oficialmente reconocida). El proceso cuesta más de 450 dólares, sin incluir pasajes y otros gastos. Cuando el permiso de entrada es denegado, el dinero queda en manos del gobierno cubano.   
  
38- Visitar fuera de Cuba a un 'desertor' miembro de la familia. Cuando un cubano 'deserta' en el exterior en trabajos que el gobierno considera 'misiones oficiales' (deporte, ciencia, arte, etc) los familiares deberán esperar al menos cinco años hasta que el gobierno decida si pueden viajar. Los padres, hijos o hermanos no podrán visitar a su ser querido aunque cuenten con visa y pasaje del país en que reside su familiar 'desertor'. 
    
39- Conservar las propiedades cuando alguien emigra o es capturado en el intento. Cuando un cubano recibe el permiso de salida, su balsa es interceptada en altamar o es repatriado, usualmente sus 'propiedades' (casa, televisor, muebles, ropa, etc) son confiscadas. En caso de los repatriados o interceptados en el mar, tambien se verán imposibilitados de volver a trabajar, perderán la libreta de racionamiento (medio por el que obtienen derecho a pagar una paupérrima porción de los alimentos que necesitan), enfrentarán actos de repudio y/o penas judiciales.   
  
40- Escoger libremente la carrera que se desea estudiar. Un graduado del 12mo grado, independientemente de su índices académicos y la disponibilidad de plazas, no puede seleccionar la 
carrera que prefiere estudiar. En el proceso de selección, para las universidades (todas en manos del
estado comunista) priman factores ideológicos asociados al grado de incondicionalidad de los jóvenes y a las 'necesidades de la revolución' en ese momento.   
  
41- Invitar a un extranjero a pasar una noche en su casa. Si los vigilantes CDR (Comités de Defensa de la Revolución , es decir, espías de sus vecinos) advierten y denuncian que un extranjero esta pernoctando en la casa de un cubano, se inician investigaciones que generalmente terminan en multas o en el caso de los reincidentes, en la expropiación de la vivienda. 
    
42- Negarse a participar en las Milicias de Tropas Territoriales , CDRs, Brigadas de Respuesta Rápida y cualquier organización represiva del régimen. La negativa es interpretada como una clara muestra de desafecto revolucionario y conlleva castigo. 
    
43- Comprar leche en establecimientos regulados (bodegas) para niños mayores de siete años. Sólo los niños hasta siete años pueden en Cuba a recibir el derecho a pagar una cuota de leche, a partir de esa edad la venta de leche se elimina y sus padres sólo podrán adquirir la leche en el mercado negro, lo que implica una clara violación de la ley.   

  
__._,_.___
Posted by: Enrique Artalejo 

lunes, octubre 14, 2013

Cuba: ordeñar a los parientes



Cuba: El hábito de ordeñar a los parientes en el extranjero

Un compatriota en el exterior "es como un dólar con piernas"
 
Piensan que el visitante debe hacer obra de caridad con ellos. (AP)
La penuria se vende sola. Son mayoría las familias en Cuba que con urgencia necesitan cosas materiales. Pero hay quienes han convertido la necesidad en insolencia y obligación.

Hace una semana, en
DIARIO LAS AMÉRICAS leí un soberbio artículo de la columnistaDania Ferro sobre el tema. Esa sensación que percibe la reportera sobre el comportamiento de sus parientes y su desfachatez para vivir a costa del sudor del exiliado cubano, lamentablemente, no es la excepción de la regla.

Es la regla. Muchos cubanos de acá, ven a un extranjero o un compatriota residente en el exterior como un dólar con piernas. Y lo ordeñan cual si fuese una vaca. Es una conducta extendida.

Por vivir en un régimen autocrático con libertades limitadas, pobreza socializada y carencias de todo tipo, piensan que el visitante debe hacer siempre una obra caridad hacia ellos.

Existe un manual no escrito sobre el comportamiento del emigrado con sus familiares y amigos. La regla número uno: traer una maleta repleta de ropa y calzado nuevos, de marcas famosas.

No puede ser de uso, pues eso ofendería a los parientes, quienes cuando menos lo tildarían de ridículo y tacaño. Antes de salir de la Florida, debe verificar la lista de las necesidades.

Algunas, como medicinas de última generación, alimentos enlatados o pañales desechables son importantes. Otras peticiones son desmesuradas. Y sin sonrojo encargan la ultima tableta de Apple; un televisor de pantalla plana 3D, "ah, que sea de 60 pulgadas, tu sabes, para montar un negocio"; tenis deportivos, "por favor, el último modelo de Nike", o un teléfono inteligente Samsung Galaxy.

Después viene la repartición del dinero. Si a los familiares más cercanos les dejas menos de 400 dólares, prepárate a recibir un sermón. “Mi hermano, esa plata se evapora sólo en comida, mira cómo está la cocina, tengo que repararla y ya tengo que empezar a guardar para los 15 de tu sobrina". Y los socios del barrio te empiezan a merodear para que los "salves".

"Salvar" en Cuba es sinónimo de regalarle 20 dólares, invitarlo a tomar una docena de cervezas (si la cantidad es menor, hablarán pestes de ti cuando te marches), no en cualquier bar, si no en un Pain de París, El Floridita o Sloppy Joe´s. O comprar un cerdo asado y media caja de ron Santiago y compartirlo con las amistades.

La vacuidad se ha convertido en Cuba en una pasarela de vanidades. Les aseguro que no pocos, gracias a las remesas y paquetes, viven mejor que sus parientes al otro lado del charco.

Son como sanguijuelas. Parásitos sin sentido común. Ingenuos que a pie juntillas creen que cualquiera es rico sólo por residir fuera de Cuba. Cuando el familiar o amigo inmigrante les cuenta sobre lo difícil del exilio, la crisis económica, los impuestos y que tienen hasta dos trabajos para sostener el loco tren de vida de los suyos en la isla, se lo toman como un chiste. Lo peor de esta nueva ralea de pedigüeños es su mojigatería política.

Puertas adentro de sus casas, son más capitalistas que los Rockefeller y más consumistas que un jeque árabe. No apoyan la locura ideológica de los hermanos Castro y ven toneladas de culebrones mexicanos y programas de Miami, captados desde una ilegal antena que esconden dentro de un tanque de agua en la azotea de su casa. Muchos ni siquiera trabajan o estudian.

Lo de ellos es pedir. Hasta 2.000 o 3.000 dólares para montar un negocio. Conozco una persona que casi como un ultimátum, a su hijo en Estados Unidos le exigió que le girara 10.000 dólares para comprarse un Chevrolet de los años 50.

Pero cuando el régimen convoca una pachanga política a ritmo de timba y reguetón, suelen ser los primeros en asistir con su modernos móviles de 400 dólares comprados en la Pequeña Habana, jeans a la cadera y zapatillas de marca, todo acabado de recibir a través de una "mula".

También disciplinadamente van a votar en el remedo de elecciones parlamentarias instauradas por el Gobierno. Y no pocos le niegan el saludo a un disidente, para no "marcarse" (señalarse), con el jefe de sector de la Policía.

Con los dólares que fluyen desde la Florida, los parientes en Cuba se pueden dar ciertos lujos, como pagar 20 pesos convertibles para asistir a un recital de La Charanga Habanera o gastar 600 cuc por una estancia de cuatro noches en un hotel todo incluido de Varadero.

Se puede culpar a los hermanos Castro por haber destruido la nación y convertido a infinidad de cubanos en pedigüeños consuetudinarios, vía correo electrónico o llamadas de cobro revertido. Pero el culpable mayor es el propio emigrado, por no frenar a tiempo el reclamo desmedido de los suyos en Cuba.