Sociedad Bastiat

miércoles, abril 10, 2019

Cuba Has Hijacked Venezuela


Apr 10 at 9:12 AM
Venezuelans are not victims of a single dictatorship, but of two.
By Julio Borges
New York Times
Mr. Borges is a Venezuelan opposition leader.
·       April 10, 2019
 
https://static01.nyt.com/images/2019/04/10/opinion/10Borges/10Borges-articleLarge.jpg?quality=75&auto=webp&disable=upscale
BOGOTÁ, Colombia — I was a member of the opposition coalition that participated in the talks with Nicolás Maduro’s government between 2017 and 2018. For more than a year we tried to work out a deal that would put an end to the chaos deepening in Venezuela. But no solution is viable as long as the country remains tethered to Cuba.
The communications minister and government representative in the talks, Jorge Rodríguez, reiterated Venezuela’s desire that it receive the same treatment as Cuba. This declaration laid bare the pretension of the regime: a dictatorship that is accepted and ultimately gets its way, like the one Raúl Castro inherited from his brother and passed on to Miguel Díaz-Canel.
But Cuba is more than an inspiration and a role model for the Chavismo government. The island nation has hijacked Venezuela and is effectively holding it hostage. Important government decisions are being made in Havana, not in Caracas. The Castro regime’s tentacles extend to several Venezuelan governmental institutions, including the armed forces and the offices of immigration and health services.
In a speech at the United Nations in October, the secretary general of the Organization of American States, Luis Almagro, said that at least 22,000 Cubans have infiltrated Venezuela’s government and its institutions. They have done so, he explained, holding important positions in government agencies and in the national security and intelligence services.
In the past few years Mr. Maduro’s regime has moved to consolidate power and dismantle democratic institutions. In the 2015 parliamentary elections, opposition parties won a majority of the seats in the National Assembly, but Mr. Maduro stripped it of its powers. The next year, the regime illegally postponed regional elections and suspended the process of calling for a presidential referendum. In 2017, we took to the streets to protest the illegitimate sentences imposed by the Supreme Tribunal of Justice against the National Assembly, and we chose to not participate in the rigged regional elections.
Civilian demonstrations against Maduro’s dictatorship that year left at least 120 people dead, thousands wounded and hundreds imprisoned. According to Foro Penal, a prominent Venezuelan human rights organization, 911 political prisoners are being held in Venezuela. In the past year, seven attempts by the military to re-establish the Constitution and our sovereignty, today partially controlled by Cuban leadership, have been aborted. More than 100 military officers have been imprisoned.
In the mediated talks with the Maduro regime, conducted in the Dominican Republic, we sought to agree on conditions for presidential elections with democratic guarantees, but the regime refused an electoral process that reflected the will of the Venezuelan people. We declined to sign the agreement, and the talks dissolved on January 2018. For years the opposition has tried to negotiate with the regime to find a democratic solution to this mess.
Instead, Mr. Maduro pushed on with a sham presidential election on May 20, 2018, which was not recognized by Venezuelans and many of the world’s democracies. Mr. Maduro’s approach echoes the Cuban model, where a single party rules and elections aren’t competitive.
The inextricable relationship between the Castro dictatorship and the Chavista regime began 25 years ago, when Hugo Chávez visited Havana just after being released from prison. When the Berlin Wall fell in 1989 and set in motion the collapse of the Soviet Union, Fidel Castro’s Cuba lost its great economic benefactor. Mr. Chávez’s rise to power in Venezuela a decade later allowed Mr. Castro to find a replacement. The relationship between the two countries was cemented between 2004 and 2014, when Venezuela experienced an oil windfall.
The relationship has proved lucrative for the Cuban government. Between 40,000 and 50,000 barrels of Venezuelan oil are sent to Cuba daily, despite the fact that Venezuelan oil production has declined more than 60 percent in recent years. Venezuela’s economic subsidy reached its peak at about 12 percent of Cuba’s gross domestic product.
During the boom years, around 90,000 barrels of crude oil daily, representing $9 billion annually, were sent to Cuba. Some estimate that over approximately 15 years, Venezuela has subsidized $35 billion in oil to Cuba.
The country was brought further into debt when Mr. Maduro bought $440 million in foreign crude and sent it to Cuba between 2017 and 2018. The problem, therefore, is not a potential invasion of Venezuela by a foreign power; for over a decade, Cuba has been a parasite, stripping us of our resources.
But unlike Cuba, we are not an island. We have land borders, and our tragedy has spread throughout the region, adding pressure to neighboring countries. To stabilize the region and restore democracy, we must cut off the authoritarian germ rooted in Cuba and Venezuela. Democracy cannot be restored until the two regimes are decoupled.
Mr. Maduro has shown that he will not leave power of his own volition. Those of us who oppose his rule are not armed, nor do we seek to oust his regime violently. We have offered amnesty but it has been rejected. However, we will never accept the normalization of this de facto dictatorship. As long as Mr. Maduro remains in power there will be more deaths, prisoners, persecution and compatriots forced to migrate. The international community has exhausted its diplomatic arsenal because there is no precedent in Latin America for a situation similar to that of Venezuela’s. When it comes, Mr. Maduro’s exit will be equivalent to the fall of the Berlin Wall for the region.
It is a mistake to ask those seeking democracy in Venezuela to distance themselves from their United States and Latin American allies at this juncture. They represent the only opportunity to counterbalance a regime with unlimited power and no institutional oversight, that is armed and willing to exercise violence. Democratic countries must direct pressure toward Havana as well to bring about change in Venezuela.
The call of the National Assembly and the country’s acting president, Juan Guaidó, for Venezuela to stop sending oil to Cuba is a first step. Companies trading with Venezuelan oil must comply if they want to avoid secondary sanctions derived from those already imposed against our state-owned oil and gas company, P.D.V.S.A., by the United States. For its part, the Lima Group must ensure that previously agreed-upon investigations into corruption and human rights violations are carried out, which could involve citizens of its countries, as well as Venezuelans and Cubans.
Finally, the international left wing must understand that Venezuelans are not victims of a single dictatorship, but of two: Mr. Maduro’s and Cuba’s. They must withdraw their solidarity and support for Nicolás Maduro.
Julio Borges was president of the National Assembly of Venezuela and is Juan Guaidó’s ambassador to the Lima Group. This article was translated from the Spanish by Erin Goodman.
 

miércoles, febrero 20, 2019

Australia says NO -- This will be the second Time Julia Gillard has done this!


She sure isn't backing down on her hard line stance and one has to appreciate her belief in the rights of her native countrymen. 
 
A breath of fresh air to see someone lead with guts and determination 
Australian Prime Minister does it again!!
 
The whole world needs a leader like this!   
Prime Minister Julia Gillard - Australia Â 
Muslims who want to live under Islamic Sharia law were told on Wednesday to get out of Australia, as the government targeted radicals in a bid to head off potential terror attacks. 
 
Separately, Gillard angered some Australian Muslims on Wednesday by saying she supported spy agencies monitoring the nation's mosques. Quote: 
'IMMIGRANTS, NOT AUSTRALIANS, MUST ADAPT... Take It Or Leave It. I am tired of this nation worrying about whether we are offending some individual or their culture.Since the terrorist attacks on Bali, we have experienced a surge in patriotism by the majority of Australians. 
 
'This culture has been developed over two centuries of struggles, trials and victories by millions of men and women who have sought freedom. 
 
'We speak mainly ENGLISH, not Spanish, Lebanese, Arabic, Chinese, Japanese, Russian, or any other language. Therefore, if you wish to become part of our society, learn the language! 
 
'Most Australians believe in God. This is not some Christian, right wing, political push, but a fact, because Christian men and women, on Christian principles, founded this nation, and this is clearly documented. It is certainly appropriate to display it on the walls of our schools If God offends you, then I suggest you consider another part of the world as your new home, because God is part of our culture.'
 
'We will accept your beliefs, and will not question why. All we ask is that you accept ours, and live in harmony and peaceful enjoyment with us. 
 
'This is OUR COUNTRY, OUR LAND, and OUR LIFESTYLE, and we will allow you every opportunity to enjoy all this. But once you are done complaining, whining, and griping about Our Flag, Our Pledge, Our Christian beliefs, or Our Way of Life, I highly encourage you take advantage of one other great Australian freedom, 'THE RIGHT TO LEAVE'.
 
'If you aren't happy here then LEAVE. We didn't force you to come here. You asked to be here. So accept the country that accepted you.
NOTE:
IF we circulate this amongst ourselves in Canada & USA, WE will find the courage to start speaking and voicing the same truths. 
If you agree please SEND THIS ON and ON, to as many people as you know...


-- 
A great nation is not conquered from without until it has first destroyed itself from within.

miércoles, febrero 13, 2019

Karl Marx y el gran renacimiento socialista


Feb 4 at 2:13 PM


James Bovard • febrero 1, 2019
 
 
La popularidad del socialismo está reviviendo en Estados Unidos.
 
La socialista Alexandria Ocasio-Cortez obtuvo un escañoen el nuevo Congreso y está pidiendo tasas de impuestos confiscatorias, al mismo tiempo que los candidatos socialistas demócratas están prosperando en muchas áreas de la nación. El Washington Post informó en julio que “ha sido un buen verano para los socialistas demócratas de América”, que “nunca han tenido más adeptos ni más influencia”. Los socialistas demócratas de América abiertamente abogan por la abolición del capitalismo.
 
Sería gratificante para Karl Marx, nacido hace 200 años en Trier, Alemania. En un tributo del New York Times titulado “Feliz cumpleaños, Karl Marx. ¡Tenías razón!”, el profesor de filosofía Jason Barker declaró que “la opinión liberal educada es hoy más o menos unánime en su acuerdo con la tesis básica de Marx” de que el capitalismo es fatalmente defectuoso. Pero esa presunción es cierta solo si a la “opinión liberal culta” simplemente no le importa la tiranía.
 
Trier, Alemania, tuvo una gran celebración de cumpleaños destacada por la inauguración de una estatua de bronce de 5.000 libras de Marx donada por el gobierno comunista chino. Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, pronunció un discurso alabando al teórico comunista, declarando que:
Karl Marx fue un filósofo que pensó en el futuro, tenía aspiraciones creativas y hoy defiende las cosas de las que no es responsable y que no causó … Uno tiene que entender a Karl Marx desde el contexto de su tiempo y no tener prejuicios …
 
Juncker exageró las doctrinas de Marx para afirmar que los gobiernos europeos deben entregar más folletos para cumplir con los “derechos sociales” de los ciudadanos. Daniel Kawczynski, un miembro del parlamento británico cuya familia había huido de la Polonia comunista, denunció la celebración: “Creo que es de muy mal gusto. Debemos recordar que el marxismo consistía en arrancar el poder y los medios individuales lejos de las personas y darlas al Estado. El marxismo … permitió que una pequeña banda de fanáticos reprimiera a la gente”.
 
Desafortunadamente, a medida que pasaron décadas desde la caída de la Unión Soviética, el romanticismo profundiza en los amargos hechos de la vida que obligaron a vivir los regímenes comunistas. El columnista británico de The Guardian, Paul Mason, elogió la toma soviética de Rusia por proporcionar “un faro al resto de la humanidad”. Pero el marxismo en la práctica no funcionó tan bien. Los regímenes comunistas produjeron la mayor carnicería ideológica en la historia de la humanidad, matando a más de cien millones de personas en el último siglo. Muchos fanáticos creen que es injusto para el legado de Marx que lo consideren culpable de la perversidad de los regímenes que invocaron su nombre. Pero las semillas de la tiranía estuvieron allí desde el principio.
 
La “Idea Divina”
 
El esquema de salvación de Marx se construyó sobre una base mística suministrada por el filósofo alemán G.W.F. Hegel. Aunque el elogio del New York Times para Marx promocionaba a Hegel como un defensor de un “estado liberal racional”, Hegel fue ridiculizado en su vida como el “Filósofo de la Corte Real Prusiana” y por promover la idea de que el Estado es “inherentemente racional”. Hegel deificó el Estado, afirmando que “el Estado es la Idea Divina tal como existe en la tierra” y “todo el valor que posee el ser humano, toda la realidad espiritual, que posee solo a través del Estado”. Hegel despreció cualquier límite al poder del Estado: “El Estado es la mente absoluta segura de sí misma que no reconoce ninguna autoridad sino la suya propia, que no reconoce reglas abstractas de bueno y malo, vergonzosa y mezquina, astuta y engañosa”.
 
Marx, tal vez cegado por Hegel, nunca reconoció el peligro inherente del Leviatán. Tampoco Marx explicó cómo surgiría realmente el comunismo después de la demolición del capitalismo. Igualmente importante, nunca intentó revelar cómo el Estado se “marchitaría” después de que comenzara la “dictadura del proletariado”. La ayuda humanitaria de Marx no hizo nada para disuadir a Lenin de decretar que “la libertad es tan preciosa que debe ser racionada”.
 
Los marxistas asumieron que un poder gubernamental enormemente creciente era la clave para liberar a la humanidad. Pero los regímenes todopoderosos rápidamente se convierten en fines en sí mismos. En 1932, el dictador soviético Joseph Stalin decretó la pena de muerte por cualquier robo de propiedad estatal. En Ucrania, donde millones de personas se morían de hambre debido a la brutal colectivización de las granjas, incluso los niños que cazaban furtivamente algunas mazorcas de maíz podían ser fusilados.
 
La historia del comunismo demuestra que nunca faltarán apologistas intelectuales para santificar cualquier atrocidad. En 1936, Sidney y Beatrice Webb, dos prominentes socialistas británicos, justificaron la represión soviética porque “cualquier expresión pública de duda … es un acto de deslealtad e incluso de traición” a la planificación económica central. Por lo tanto, para liberar a las personas con alimentos y ropa, el Estado tenía derecho a ejecutar a cualquiera que criticara el Plan quinquenal para la agricultura y los textiles. Los Webb glorificaron las doctrinas éticas soviéticas: “Lo más importante es el mandato de abstenerse y resistirse a la “explotación”, es decir, cualquier empleo de otros con salario con el fin de obtener un beneficio de su trabajo”. Los Webb observaron que la “abstención de la explotación es el deber ético el que está … más fuerte y frecuentemente impresionado en la mente juvenil”. Supusieron que todos los contratos privados son explotadores y que los políticos nunca abusarían de su poder al explotar a quienes están bajo su control.
 
El economista John Maynard Keynes calificó a la Unión Soviética en 1936 como “comprometido en una vasta tarea administrativa de hacer que un conjunto completamente nuevo de instituciones sociales y económicas funcionen sin problemas y con éxito”. El eclesiástico estadounidense Sherwood Eddy escribió en 1934, “Toda la vida [en Rusia] está … dirigida a un alto nivel único y energizado por una motivación tan poderosa y brillante … Libera un torrente de actividad alegre y vigorosa”. El filósofo estadounidense John Dewey visitó la Unión Soviética y proclamó a su regreso: “La gente anda como si se hubiera eliminado alguna carga poderosa y opresiva, como si hubieran despertado a la conciencia de energías liberadas”. Jean-Paul Sartre, el filósofo de posguerra más respetado de Francia, declaró: “Los ciudadanos soviéticos critican a su gobierno de manera mucho más efectiva que nosotros. Hay total libertad de críticas en la URSS”. Después de que surgiera una controversia en Francia en 1997 sobre un libro que afirma que los regímenes comunistas habían matado a casi 100 millones de ciudadanos, un portavoz del Partido Comunista francés trató de diferenciar a Stalin y otros líderes comunistas de Hitler: “De acuerdo, tanto nazis como comunistas han asesinado. Pero mientras los nazis mataban por odio a la humanidad, los comunistas mataban por amor”.
 
Mientras muchos intelectuales occidentales pintaban la Unión Soviética como una utopía, algunos comunistas tenían menos ilusiones. En 1928, Grigori Pyatakov, uno de los seis líderes soviéticos nombrados personalmente en el último testamento de Lenin, declaró con orgullo: “Según Lenin, el Partido Comunista se basa en el principio de coerción que no reconoce limitaciones ni inhibiciones. Y la idea central de este principio de coerción ilimitada no es la coerción en sí misma, sino la ausencia de cualquier limitación: moral, política e incluso física. Tal Partido es capaz de lograr milagros”. Pyatakov fue una de las estrellas de los ensayos de Moscú de 1937, confesando cargos absurdos de sabotaje de minas en Siberia, y fue ejecutado poco después.
 
Tiranía sin límites
 
La hostilidad de Marx a la propiedad privada garantizaba una tiranía sin límites. Los derechos de propiedad son los guardias fronterizos alrededor de la vida de un individuo que desalientan las invasiones políticas. Los regímenes socialistas desprecian la propiedad porque limita el poder del Estado para regimentar las vidas de las personas. Un estudio de 1975, La imagen soviética de la utopía, observó: “Las comunidades muy unidas del comunismo podrán localizar al individuo antisocial sin dificultad porque no podrá “cerrar la puerta de su apartamento” y retirarse a un área de su vida que es “estrictamente privada”“. El economista húngaro János Kornai observó: “Cuanto más se tome la eliminación de la propiedad privada, más consistentemente se puede imponer el sometimiento total”.
 
Los regímenes marxistas se sentían con derecho a infligir ilusiones ilimitadas a sus víctimas, por el bien de la gente, o al menos de los proletariados. A los alemanes orientales se les dijo que existía el muro de Berlín para mantener alejados a los fascistas, aunque todos los asesinatos cometidos por guardias fronterizos involucraban a alemanes orientales que se dirigían al oeste. El marxismo prometió una utopía, y esa promesa sin garantía bastó para tratar a los sujetos como siervos obligados a someterse y obedecer sin cesar. Cualquiera que intentara escapar fue tratado como si estuviera robando propiedad del Estado.
 
El comunismo todavía se presenta a menudo como moralmente superior al capitalismo porque elimina a las corporaciones codiciosas que envenenan a las personas para obtener ganancias. Según la teoría marxista, los problemas ambientales no pueden surgir en los países socialistas porque el hombre y la naturaleza están, por definición, en armonía. Pero los regímenes del Bloque Oriental se convirtieron en un vasto cementerio para la Madre Naturaleza. La contaminación fue generalizada en gran parte debido a la deificación de los planes económicos. Mientras las fábricas rugieran y la producción industrial aumentara, no importaba que la gente y todo lo demás estuvieran muriendo.
 
Viajé detrás de la Cortina de Hierro muchas veces desde mediados hasta finales de los 80 para estudiar de primera mano los resultados de la filosofía de Marx. Vi miedo generalizado en los rostros de personas demacradas en las calles de Bucarest, Rumania, y vi el terror en los ojos de los jóvenes checos cuando alguien tocó el tema de la política. Me encontré con los guardias de frontera que volaron en un manojo de nervios en cualquier pedazo de papel que podrían contener ideas subversivas. Y fui testigo de legiones de apologistas occidentales que siempre insistieron en darles a los regímenes comunistas más tiempo y más donaciones occidentales para redimirse.
 
Marx continúa apelando a los guerreros de la justicia social, gracias a axiomas como “de cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad”. ¿Y quién determina la “necesidad”? El Estado presuntamente omnisciente, benevolente. El marxismo prometió terminar la “lucha de clases”, pero lo hizo subyugando a casi todos a la oficialidad. Como observó el disidente yugoslavo Milovan Djilas en 1957, el comunismo engendró a una nueva clase de burócratas supremos con su propio interés personal para perpetuar su poder. La abolición de la propiedad privada dejó a las personas como rehenes de los pequeños funcionarios del gobierno que mantuvieron su trabajo castigando a cualquiera que no se rindiera ante los últimos dictados. Como explicó León Trotsky: “En un país donde el único empleador es el Estado, la oposición significa muerte por inanición lenta … quien no obedece no comerá”.
Independientemente de las intenciones de Marx, sus doctrinas provocaron un temor perpetuo en cientos de millones de víctimas. Pero fue criminalmente ingenuo esperar resultados felices de cualquier sistema que otorgue poder ilimitado a los políticos. Doscientos años después del nacimiento de Marx, nunca olvide que una filosofía que comienza por idealizar el gobierno terminará por idealizar la subyugación.
 

viernes, enero 18, 2019

El Caos


Subject: El caos
El caos que nos rodea
Hugo J. Byrne

"No he de callar por más que con el dedo,
señalando a la boca o a la frente,
silencio mandes o amenaces miedo.
¿No ha de haber un espíritu valiente?
¿Nunca se ha de sentir lo que se dice?
¿Nunca se ha de decir lo que se Siente?"
                                 Francisco de Quevedo

De acuerdo a la extrema izquierda que controla la inmensa mayoría de los medios de comunicación, los claustros de educación superior y una buena parte del poder económico de América, la presente crisis migratoria ilegal es "prefabricada". New York Times, Washington Post, Los Ángeles Times, Miami Herald, CNN, Americaonline, MBC, MSNBC, ABC, CBS, junto a casi todas las agencias de prensa internacionales tales como AP, BBC, EFE, así como los venales jueces-políticos designados por la administración anterior, unen voces y arbitrarias decisiones judiciales a ese coro discordante, traidor y perverso.

Desde luego, toda esa subvertida e hipócrita cantaleta tiene en su mira la destrucción de un Ejecutivo en funciones, electo legalmente, aunque el Presidente Trump no sea su objetivo final. El verdadero propósito es destruir a Estados Unidos y a las instituciones que le dieron vida a esta nación. Eliminar o subvertir las instituciones de América es lo que tienen en su mira estos contemporáneos Benedict Arnold (aunque la comparación no sea muy justa con Arnold).

A pesar de superadas injusticias del pasado, América ha sido por siglo y medio faro y escudo de justicia y libertad. Fue América la única sociedad en la historia contemporánea capaz librar una muy sangrienta guerra civil para, entre otras muchas acciones nobles y justas, poner fin a la esclavitud de los negros en su suelo. En esa lucha salvaje América perdió casi 700,000 de sus mejores hijos y el noventa y cinco por ciento de ellos no eran negros.



Fue América quien alzando los pendones de la libertad, enfrentara con éxito durante el siglo pasado la agresión de totalitarios como los nazis y los fascistas y la amenaza letal de los soviéticos. A estos últimos el Presidente Reagan arruinó con la eficiente colaboración de la PM británica Margaret Thatcher y el Papa Juan Pablo II.

Es evidente que son precisamente esos hechos históricos por los que nuestras leyes y en especial nuestra constitución, son detestadas por esa combinación peligrosa de ignorancia y maldad. Como no pueden cubrirse muchos temas simultáneamente, hoy lo dedicaré en exclusivo a la "crisis prefabricada" en nuestras fronteras.

Si empezamos por la frontera sur, porque la norte es también porosa y potencialmente de mayor peligro, encontramos que desde principios del presente siglo la probabilidad de terrorismo desde Méjico contra Estados Unidos ya era dramática. Adolfo Aguilar Zinser, antiguo Embajador de Méjico en Naciones Unidas y ex Asesor de Seguridad de su gobierno, afirmó en mayo del 2001 que su país se estaba convirtiendo en refugio y base operacional del terrorismo musulmán. Desde hace mucho tiempo muchos de los musulmanes emigrados a Méjico, cambian sus nombres a patronímicos españoles No es físicamente posible determinar cuántos terroristas ya han penetrado por la frontera mejicana, aparentando ser simplemente extranjeros ilegales buscando empleo y una vida mejor. Pero el hecho consumado de que ya están aquí no es conjetura, sino sentido común.

¿Por qué esa campaña se ha tornado tan activa, violenta y anárquica precisamente ahora? ¿Cuál es la razón verdadera en la ofensiva histérica, caótica y anárquica contra las leyes de este país? Porque por la primera vez en muchas décadas los principios y objetivos del gobierno limitado están dando frutos. Frutos a los que nunca aspiraron los estatistas y sus aliados de ocasión, los musulmanes fanáticos.

No haré disquisiciones sobre la personalidad colorida del Presidente Trump. No es el primer presidente "outspoken". ¿Algún lector sabe de Theodore Roosevelt? No todos fueron tan discretos como "silent" Calvin.

Démosle un vistazo a sus logros solamente durante el pasado año. Comparemos a Estados unidos con China, esa "gran potencia" que nos superará en breve, de acuerdo a tantos "expertos". Tres trabajadores chinos combinados producen solamente apenas el 60% de lo que produce un trabajador en Estados Unidos. El "Producto bruto nacional" en 2018 fue $1.7 trillones más que en 2017 y casi $8 trillones más que el de China. Mientras que China se ve obligada a importar combustible, Estados Unidos ha subido su producción a más de once y medio millones de barriles diarios. Por la primera vez desde 1973 América ha recuperado su posición de mayor productora de petróleo en el mundo. Otro tanto ha sucedido con otros combustibles como gas natural. En cuanto al carbón, Estados Unidos continúa siendo la segunda productora mundial.

Todo esto quiere decir que somos independientes de otros productores y exportadores y que los tiempos del "chantaje" desaparecieron.  Eso lleva a una pregunta lógica: ¿Por qué entonces continuamos importando crudo de países enemigos o indiferentes a nuestros intereses, como Venezuela o Arabia Saudita? Porque de lo contrario el precio mundial del crudo subiría exponencialmente, perjudicando a otras naciones y aliados que no cuentan con nuestros recursos. Una crisis de tal naturaleza también nos afectaría, a largo plazo. No vivimos en un mundo ideal. Sin embargo, si continuamos por este camino podremos en un futuro razonable suplir a los afectados.

En 2018 nuestra economía creció más del 4.2% en el segundo cuarto y 3.4% en el tercero. El índice de desempleo bajó a 3.7%, históricamente el más bajo desde 1969. En cuanto a la protección del medio ambiente, la iniciativa privada de América resultó muy superior a las regulaciones estatales en el extranjero. Después que Estados Unidos se separaran del "Acuerdo Climático de París", su porcentaje anual en reducción de emisiones de carbón excedió el de la mayor parte de los países que permanecieron acatando el acuerdo.

Esto es lo que tiene fuera de sí a los partidarios del colectivismo. Por eso es que realmente sienten un odio cerval por Trump. Por eso no lo perdonan y orquestan cuanto pueden (ético o no) para sacarlo del poder. Quizás su vitriólico antagonismo tenga éxito. Espero que no y prometo hacer cuanto pueda por impedirlo.

Pasadena, enero 17, 2019. 

 El Caos

jueves, noviembre 22, 2018

Día de Acción de Gracias: Oda a la propiedad privada

22 noviembre 2018

Día de Acción de Gracias: Oda a la propiedad privada


 Por Ricardo Calvo MD  PhD
Hoy se conmemora en los Estados Unidos el Día de Dar Gracias (DGG).
En esta fiesta se recuerdan los festejos que el 9 de Agosto del año 1623 llevaron a cabo los colonizadores para celebrar y dar gracias por los logros alcanzados después haber llegado dos años antes procedentes de Holanda e Inglaterra en la nave Mayflower a las costas del oeste de Cabo Cod en lo que es hoy el territorio del estado de Massachusetts.
Pero de manera oficial y a nivel nacional nunca se celebró hasta después de la Guerra de Independencia norteamericana cuando G. Washington lo estableció el 26 de noviembre de 1789. 
Más tarde y por orden de Lincoln y de F.D. Rooselvet el DDG se reasignó a diferentes jueves en Noviembre. Finalmente y a partir de 1941 quedó establecido por el Congreso de los EE.UU. el 4º jueves del undécimo mes.
Estas relocalizaciones del DDG muestran que no tiene reconocimiento religioso aunque así aparezca ya que Lincoln le impartió cierto sabor místico cuando en 1863 dijo que este era un día dedicado a “dar gracias, elogiar y alabar a nuestro Padre benefactor quien mora en los cielos”.
Por lo tanto, la creencia general actual es que el DDG es la conmemoración del éxito que tuvieron los nuevos emigrantes en la agricultura después de haber aprendido de los indios nativos a cultivar el maíz y siguiendo su ejemplo damos gracias hoy en ese día al Ser Supremo por todos los beneficios materiales y espirituales de que disfrutamos.
Pero detrás de esta historia simplista se encierra otra realidad que expone el fracaso del socialismo voluntario y el éxito de la propiedad privada.
A principios del siglo XVII (1609) una secta puritana de los Cristianos Protestantes en Inglaterra se separaron de la Iglesia Anglicana y partieron hacia Holanda donde por 11 años disfrutaron de libertades religiosas ausentes en el resto de Europa estableciéndose en la ciudad de Leyden en la zona sur de ese país.
Sin embargo, debido a las hostilidades con España y el deseo de estos puritanos de partir de Holanda decidieron marcharse hacia ese continente nuevo y vasto en las Américas donde podrían “propagar el evangelio del Reino de Cristo”.
Los colonizadores sabían que otros como ellos en años anteriores y con fines similares habían tenido grandes dificultades en iniciar y mantener colonias tales como Jamestown en el estado de Virginia.
Por lo tanto, negociar el apoyo y préstamos de inversionistas ingleses para financiar esta empresa era algo difícil ya que se veían como iniciativas costosas y de gran riesgo económico.
Firmes en sus propósitos, los futuros colonizadores enviaron a dos emisarios a Inglaterra a negociar con un grupo de unos 50 inversionistas dirigidos por Tomas Weston. Estos emisarios Carver y Cushman fueron instruidos a no excederse en las concesiones que tendrían que otorgar a los inversionistas ingleses y que no incluyeran como pago del préstamo la “½ de sus casas y tierras en el Nuevo Continente”.
Sin embargo, Carver y Cushman establecieron un contrato donde precisamente estos eran los términos a cumplir después de 7 años en tierras de la América del Norte.
Los acreedores del financiamiento insistieron que al establecerse en el Nuevo Mundo todas las riquezas que lograran serían producidas y disfrutadas como comunidad para beneficio de ellos y de los colonizadores.
Los futuros emigrantes aceptaron los términos comunitarios a regañadientes pero sin dejar que se convirtiera en obstáculo después que el representante Cushman insistiera “que no se preocuparan de las disposiciones con respecto a sus propiedades en la colonia”.
Esto nos aclara otra creencia errónea con respecto al DDG que sostiene que los colonizadores llegados en el Mayflower se establecieron basados en el disfrute común de sus futuras propiedades para emular a los cristianos de los primeros siglos cuando en realidad no era más que una imposición por parte de los que habían sufragado los gastos del viaje y que ellos habían aceptado voluntariamente.
Esta conformidad fue expresada en el pacto firmado todavía a bordo del Mayflower el día 21 de Diciembre de 1920 antes de desembarcar en las costas de América.
Para el 25 de Diciembre ya habían comenzado a construir la primera casa para uso comunitario. A los 4 meses cuando el Mayflower regresa a Inglaterra ya habían fallecido la ½ de los colonizadores incluyendo el primer gobernador.
El segundo gobernador elegido William Bradford permaneció en tal puesto por varios años y más tarde en su vida escribió un libro titulado “En la Plantación Plymouth” (“On the Plymouth Plantation”) donde dejó plasmado en gran detalle la historia de esta epopeya.
Los primeros inviernos fueron inclementes y las cosechas de 1621 y de 1622 fueron pobres y solo sirvieron para satisfacer las necesidades alimenticias más básicas por pocos períodos de tiempo.
Durante estos dos primeros años en estas nuevas tierras los colonizadores habían estado organizados bajo el sistema comunitario en el cual “todos los beneficios obtenidos por trueque, pesca, agricultura, etc. debían ser considerados como bienes comunes y cada miembro podía disponer de ese fondo común para satisfacer sus necesidades materiales” de acuerdo a lo que nos cuenta Bradford.
No hay duda que este tipo de organización social y económica de los primeros colonizadores de Massachusetts tiene características muy similares a los principios enunciados por los autores del Manifiesto Comunista mucho más tarde en el siglo XIX.
Bradford también nos describe en su libro que durante 1621 y 1622 “los hombres jóvenes que mejor podían hacer frente a las tareas más arduas se quejaban que el fruto de sus labores eran concedidos y distribuidos entre las esposas e hijos de otros de más edad y de menos capacidad laborar”.
Y continúa: “los individuos recibían las mismas raciones de comida sin relación a su nivel de producción y a ningún residente se le permitía que cultivara sus propios alimentos” añadiendo que “el sistema imperante durante 1621 y 1622 daba origen a confusión y malestar retardando las posibilidades de emplear apropiadamente los recursos que hubieran beneficiado a cada uno de los miembros”.
En su libro el gobernador llego a comentar que: “el sistema económico imperante era una maldición” dentro del cual “ hasta los miembros más comedidos de la colonia llegaron a sentir falta de respeto por los demás y en general permeaba una atmósfera de injusticia y de esclavitud”.
En más detalle Bradford nos reporta que: “los colonizadores dedicaban más tiempo a robar comida que a cultivar la tierra creando una atmósfera de confusión, descontento y animosidad”.
Aquellos familiarizados con las condiciones dentro de la Isla de Cuba después de 46 años de socialismo pueden atestiguar a estas condiciones excepto que en el argot cubano actual el gobernador tendría que decir que los cubanos dedican más tiempo a “resolver” que a producir ya que el vocablo robar o pedir prestado permanentemente no tiene sentido donde nada es de nadie, todo es de todos y trabajar no es “rentable”..
Hay que puntualizar que el descontento descrito por Bradford no es debido a los pagos que había que enviar a los inversionistas ingleses en Londres sino a las desigualdades en los beneficios con que eran retribuidos por sus esfuerzos los miembros de la colonia incipiente.
Pero algo sorprendente sucede en 1623. A partir de ese año las cosechas fueron esplendidas y son la razón por la que los colonizadores celebraron la nueva buena y dieron gracias por sus logros el 9 de Agosto del mismo año instituyendo informalmente el DDG. “Ninguna necesidad o hambre ha subsistido en la colonia desde el cambio” dejo el Gobernador establecido en su libro.
Y entonces las preguntas que debe tener el lector son: ¿Qué sucedió en 1623 que produjo tal cambio radical? y ¿Existe una explicación racional de esta transformación en la situación material de la colonia de una año para otro?
Dejemos que Bradford nos conteste estas indagaciones con palabras que debían repetirse cada DDG en los senos de las familias hoy en día al reunirse para compartir la cena tradicional de tal día.
“Empezamos a pensar y considerar cómo podríamos obtener una cosecha mejor y no tener que languidecer en miseria. Después de un debate largo y extenso los miembros de la comunidad decidieron que cada familia y/o persona decidiría cuanto cosechar de una manera independiente. Y…a cada familia se le adjudicó una parcela de tierra proporcional al número que la constituía”.
Bradford continua su explicación: “Esta medida tuvo un éxito magnifico. Convirtió a cada miembro de la colonia en una fuerza productora y en 1623 se obtuvo mucho mas maíz que se hubiese obtenido anteriormente librándose el Gobernador de grandes problemas”.
El convertir a cada familia en dueño único e independiente de una parcela de tierra para que la administraran de acuerdo a sus intereses produjo según Bradford: “que la mujeres acudieran voluntariamente a ocuparse de sus tierras y llevasen con ellas a sus pequeños quienes antes bajo el sistema comunitario alegaban que no poseían las fuerzas o destrezas para tales tareas y el obligarlas entonces hubiera sido interpretado como tiránico y opresivo”.
El milagro que había transformado a esta colonia totalmente aislada en las costas de Massachusetts no era otro que la institución de la propiedad privada.
Bradford nos relata; “Ahora la cosecha ha terminado (1623) y en vez de hambre Dios nos ha otorgado abundancia… y en lo que se refiere a grandes necesidades o hambre no han existido desde ese día”.
¿Habrá jugado algún papel el Gobernador Bradford en la institución de la propiedad privada en la colonia de Plymouth?
En 1657 Bradford falleció y entre sus pertenencias se encontraron unos libros escritos por Bodin titulados “Seis libros de la Republica” escritos en 1576.
En esos libros Bodin (1529-1596), quien había sido abogado, economista e historiador en Francia, expresa que la existencia y seguridad de la propiedad privada es la base de la integridad de la familia y defiende tal idea por estar basada en la ley natural y sancionada por el mandato conocido como el X mandamiento de la ley de Dios.
En esos mismos libros Bodin expresa que: “Gobiernos tiránicos son aquellos donde la propiedad privada y las libertades pueden ser atropelladas. Un gobierno legitimo es aquel donde los gobernantes las respetan”.
No hay duda que Bradford tenía conocimiento de las enseñanzas de Bodin y posiblemente influyo grandemente para fomentar la idea de la propiedad privada en la nueva colonia.
En el Día de Dar Gracias recordemos que le debemos grandemente a los colonizadores y a sus líderes de Plymouth. La abundancia material que ha existido y que disfrutamos en los EEUU no fue creada por sacrificios en nombre del “bien común” sino por la suma de la capacidad productora muy propia de cada uno de los seres libres en la búsqueda y realización de sus sueños e ilusiones.
Los errores y tribulaciones de aquellos años fueron los pilares que sentaron la razón de ser del desarrollo económico y la libertad política que han disfrutado los ciudadanos de los EEUU: la propiedad privada y la libre empresa.
Estas y no otras han engendrado libertades, riquezas y prosperidad desde entonces. Por esto y en el Día de Dar Gracias debemos estar agradecidos al Todopoderoso.
Lea otros artículo del Dr. Calvo visitando el sitio web de la Revista Guaracabuya en www.amigospais-guaracabuya.org  
 

martes, junio 19, 2018

Hey Millennials: Here’s the Truth About Socialism, Kim Jong-un, and Nicolás Maduro


Lawrence McQuillan  •  Thursday June 14, 2018  

http://blog.independent.org/wp-content/uploads/2018/03/15382203_ML.jpg
A recent story in the New York Times discussed the increasing willingness of political candidates in the United States to run as socialists. Times reporter Farah Stockman wrote that the Democratic Socialists of America (DSA) is surging, even in conservative-leaning states. “Since November 2016, DSA’s membership has increased from about 5,000 to 35,000 nationwide,” Stockman wrote. “The number of local groups has grown from 40 to 181, including 10 in Texas. Houston’s once-dormant chapter now has nearly 300 members.”
Franklin Bynum, a 34-year-old attorney, avowed socialist, and DSA member, won the Democratic nomination for criminal court judge in Houston. At least 16 other socialists appeared on the ballot in primary races across Texas.
Many of the candidates and much of the support come from millennials, the largest generation of Americans in history. In part, millennials’ attraction to socialism can be traced back to Occupy Wall Street and the 2016 presidential campaign of Senator Bernie Sanders, a self-described socialist. These well-publicized movements emphasized inequalities in income, access to capital, criminal justice, healthcare, childcare, access to education, and housing affordability. Amy Zachmeyer, a 34-year-old union organizer who helped restart the Houston DSA chapter said that socialism “resonates with millennials who are making less money than their parents did, are less able to buy a home, and drowning in student debt.” Millennials’ attraction to socialism is reflected in surveys.
A 2016 survey of 18- to 29-year-olds by Harvard’s Institute of Politics found that 16 percent self-identified as socialists, while 33 percent supported socialism.
Only 42 percent supported capitalism, while 51 percent did not.
Another survey in 2017 found that 51 percent of millennials identified socialism or communism as their favored socioeconomic system. Only 42 percent favored capitalism.
·       Jorge Roman-Romero, 24, who leads a new DSA chapter in Tulsa, Oklahoma, said, “It’s not a liability to say that anymore,” referring to calling oneself a socialist candidate.
For example, DSA chapters should read “Can There Be an ‘After Socialism’?” by University of Pennsylvania history professor Alan Charles Kors, which tells the story of socialism that Bernie Sanders and the Democratic Socialists of America won’t tell and that millennials don’t hear. Here is an extended excerpt:
“” The goal of socialism was to reap the cultural, scientific, creative, and communal rewards of abolishing private property and free markets, and to end human tyranny. Using the command of the state, Communism sought to create this socialist society. What in fact occurred was the achievement of power by a group of inhumane despots: Lenin, Stalin, Mao Tse-tung, Kim Il Sung, Ho Chi Minh, Pol Pot, Castro, Mengistu, Ceausescu, Hoxha, and so on, and so on . . .
No cause, ever, in the history of all mankind, has produced more cold-blooded tyrants, more slaughtered innocents, and more orphans than socialism with power. It surpassed, exponentially, all other systems of production in turning out the dead. The bodies are all around us. And here is the problem: No one talks about them. No one honors them. No one does penance for them. No one has committed suicide for having been an apologist for those who did this to them. No one pays for them. No one is hunted down to account for them. It is exactly what Solzhenitsyn foresaw in said: “Socialism has a lot of different messages to different people. I think the issue of socialist ideology and what that meant or means is not terribly important.” Perhaps it’s not important to Sanders, but it was to the tens of millions of people who died at the hands of socialists or who currently toil under such regimes in Kim Jong-un’s North Korea and Nicolás Maduro’s Venezuela.””
·       A 2014 United Nations report on North Korea listed the conditions that ordinary citizens face in North Korea: “extermination, murder, enslavement, torture, imprisonment, rape, forced abortions and other sexual violence, persecution on political, religious, racial, and gender grounds, the forcible transfer of populations, the enforced disappearance of persons and the inhumane act of knowingly causing prolonged starvation” (p. 14). Two million to three million people are believed to have starved to death in North Korea in the 1990s, including “deliberate starvation” of political prisoners.
·       Venezuela’s government has practiced socialism since 1998. The result is an annual inflation rate today of 9,000 percent, an economy that shrinks 15 percent annually, empty shelves, crushing poverty, a fleeing population (10 percent of the population has emigrated), 12 percent of children under five suffer from malnutrition and a socialist president who prohibits outside aid, even from the Vatican.
So millennials, this is what socialism looks like in practice and where concentrated government power inevitably leads.
As the old adage warns: A government powerful enough to give you everything you want is powerful enough to take away everything you have. That includes life itself.! !
Rather than being a Utopia, socialism and communism in practice create a hell on earth.
***
Lawrence J. McQuillan is a Senior Fellow and Director of the Center on Entrepreneurial Innovation at the Independent Institute. He is the author of the book California Dreaming: Lessons on How to Resolve America’s Public Pension Crisis.